SaymaSayma

Actualidad

Volver a Actualidad

Reforma Fiscal 2018 Impuesto sobre Sociedades

Imprimir

Victor Etxeberria
Socio Director Área Fiscal

Las tres Diputaciones Forales Vascas dieron a conocer durante el mes de diciembre de 2017 el segundo Anteproyecto de modificación de varias Normas Forales Tributarias, entre ellas, la Norma Foral del Impuesto sobre Sociedades. En el caso del Territorio Histórico de Álava dicha aprobación definitiva se ha realizado el 7 de marzo, y en el caso de Bizkaia el día 21 de marzo, estando pendiente de aprobación en el Territorio Histórico de Gipuzkoa

Esta modificación de las Normas Forales, entre otras cuestiones, introduce en el Impuesto sobre Sociedades una serie de importantes novedades que entrarán en vigor en el ejercicio 2018, y que conviene tener muy presentes de cara a la toma de decisiones tanto en el cierre contable y fiscal del ejercicio 2017 como en los ejercicios siguientes.

Son diversos los motivos que han llevado a abordar esta modificación tributaria en el Impuesto de Sociedades, cuya normativa entró en vigor el 1 de enero 2014, de una manera conjunta y similar en los tres Territorios Forales del País Vasco. Las medidas son de obligada adaptación, o de implementación aconsejable, para establecer una regulación tributaria acorde a los principios BEPS (proyecto de lucha contra la erosión de bases imponibles y la deslocalización de beneficios de la OCDE, conocido por sus siglas en inglés BEPS) y otros elementos que han llevado a los Territorios Históricos a replantearse ajustes en la tributación debido a la situación comparativa en la que se encuentran algunas de sus medidas como consecuencia de la evolución de las jurisdicciones tributarias de nuestro entorno.Esta reforma tributaria nace, por tanto, con dos objetivos muy positivos, ambiciosos y contrapuestos:

  • Mejorar la competitividad de las empresas.
  • Garantizar una recaudación suficiente para mejorar y mantener los servicios públicos.

La medida "estrella o relevante" de esta reforma es la rebaja del tipo de gravamen nominal del Impuesto sobre Sociedades, que se verá reducido gradualmente hasta llegar en el ejercicio 2019 a un 24% (26% en el 2018) para las medianas y grandes empresas (frente al 28% actual); y a un 20% en el 2019 (22% en el 2018) para las micro y pequeñas empresas (frente al 24% actual).

No obstante, a esta rebaja progresiva de tipos nominales (no efectivos), se unen otras medidas en sentido inverso.

Entre ellas, las más importantes, están divididas en dos bloques:

  • Medidas que derivan de las obligaciones impuestas por las autoridades europeas (limitación de los gastos financieros, clausulas anti híbridos, nueva reformulación del patent box...).
  • Medidas de limitación en la compensación de bases imponibles negativas y en la aplicación de deducciones.

Además, cuando haya Base Imponible positiva, se establece un pago fraccionado a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, que no es aplicable a micros y pequeñas empresas.

Con carácter adicional y colateral a los efectos fiscales que se puedan derivar en la tributación, también es importante tener en consideración estas modificaciones por el impacto que de las mismas puede derivarse en la cuenta de resultados de las entidades con créditos fiscales activados y sus ajustes contables.